Haz click aquí para volver al blog de Jed...

Derechos reservados.


31 de mayo del 2007...

Guerrera de fuego...

Una pequeña historia que escribí, inspirado en una pequeña gran guerrera que tuve la oportunidad de conocer estos últimos días... Espero poder seguir conociéndola y que me brinde más de esa inspiración que sólo ella me puede dar. La historia va enfocada en un sentido, pero depende de tu criterio puede bifurcarse en otros sentidos también aceptables... Comenten en el libro de visitas que para eso lo puse... Empieza esto...

~

El cazador vagaba sin rumbo fijo. Varios susurros se oyen en el ambiente, llevando rumores de boca en boca. La bestia escucha con atención una palabra y enseguida se vuelve invisible a los ojos de los demás. Desaparece, al mismo tiempo que corre al lugar donde hallará a su próxima víctima. Sigilosamente, entra sin ser visto a un coliseo, con tal apogeo que es indescriptible. En el centro de la arena, se ven siluetas, las cuales presagian una batalla campal donde correrá sangre y rodarán cabezas. Enfoca su visión y observa 12 sagaces féminas listas para batirse en duelo, listas para demostrar su destreza y capacidad destructiva ante los ojos de una avasalladora tribuna, listas para probar su propio honor.

El cazador mira con atención. Se da cuenta que las contendientes optan por no portar armaduras. Tampoco portan cascos ni lanzas. Ni siquiera espadas. Tan sólo su pericia y su agilidad eran las herramientas que las llevarían a la victoria, a cubrirse con la sangre de sus rivales. Mujeres capaces de destruir a sus rivales y aplastar sus cráneos en señal de su victoria, de beber su sangre como ritual y de desmembrarlos parte a parte. Feroces mujeres combatientes con miradas desgarradoras. Todas con sed de gloria, listas para batir al oponente. El verdadero significado de la palabra “mujer” vuelto carne y hueso, al centro del recinto, a la vista de todos.

En los aposentos de la batalla, figuraba una silueta que se imponía entre todas las demás. Justo al centro del coliseo, la capitana del bando de vestimentas claras, finalizaba detalles. Una guerrera de silueta torneada, curvas excitantes y un aspecto verdaderamente femenino. Cada movimiento de la guerrera al mando era una invitación para aumentar la libido. Su cuerpo suave y terso eran cadenas para los ojos de cualquier mortal dispuesto a pasar su eternidad admirando a su dominadora. Su sonrisa es un señuelo al pecado. El depredador huele en el aire sus feromonas y tal suceso hace que su instinto animal empiece a encenderse.

Se despoja de sus armas, salta de las tribunas al recinto, cayendo dentro del campo de batalla y la audiencia enloquece en gritos ensordecedores al verlo desactivar su invisibilidad. Él se acerca caminando a la amazona líder y la reto a un duelo a muerte. Ella sacude su hombro en señal de aceptación del duelo y sus esbirras se apartan. La multitud enloquece. Una batalla cuerpo a cuerpo, como en los tiempos ancestrales. Sólo uno sobrevivirá.

Se oscurece el lugar, presagiando la batalla entre los contendientes. Se encienden los reflectores apuntando al centro de la arena. Ambos fijan sus miradas y el guerrero sonríe maliciosamente. La amazona solo permanece inmóvil. Ambos frente a frente arquean sus cuerpos. La amazona lanza golpes rápidos, con sus afiladas garras. El cazador esquiva sus golpes con desmedida agilidad y la fémina insiste con más ataques. Rápidamente él distingue la guardia descubierta de la líder y se abalanza sobre ella... Chocan los cuerpos y ambos caen al piso. El cazador permanece sobre la guerrera, ella trata de librarse tirando puñetazos... Todo es en vano, él toma sus muñecas con facilidad y la deja al descubierto.

Las luces se apagan. Todo es oscuridad en el coliseo. El público guarda silencio ante lo ocurrido... El cazador se abre paso entre dos pilares y entra a un recinto cálido y húmedo, donde solo el más osado ha llegado, aquel que merece condecoración y ha cortado cabezas para obtenerlo. El cazador se detiene un momento para explorar el nuevo lugar y percibe un aroma dulce y tibio, casi como una atracción animal. Una invitación abierta para desfondar las cuchillas de sus antebrazos y tomar todo a su paso.

Perdida entre la oscuridad, la amazona permanece inmóvil. Aún feroz, aguerrida y agresiva, buscando el momento oportuno para atacar a su rival. Silenciosa, letal, indomable. Sus ojos despiden una gélida mirada que podría congelar un alma. De pronto, arremete contra el cazador, haciendo que sus cuerpos sudorosos choquen. Ambos lanzan golpes a su enemigo entre la oscuridad, ella recibe las embestidas con facilidad, no es capaz de evadirlas, está a su merced. Recibe puntazos en su cuerpo, al mismo tiempo que toma al depredador por ambos los costados y clava sus uñas afiladas en la criatura... Ruge de dolor, pero algo está mal... El dolor es un estímulo para él...

Ella clava con más fuerza y la sangre comienza a fluir de los costados. Caen mientras el guerrero sigue lanzando sus golpes ininterrumpidamente... pronto uno decaerá y le dará la victoria a su enemigo. La amazona recibe los golpes, furiosas embestidas en su cuerpo. Comienza a sentirse inconsciente y a la vez extasiada... Su enemigo continua con indetenibles golpes de frente... por última vez, clava sus garras en su enemigo al mismo tiempo que recibe el golpe final de su adversario... ambos gritan desfallecientes, van quedando inmóviles y el silencio se apodera de la sala...

Ambos desfallecen juntos, inmersos en la victoria. Se oyen los murmullos de ambos, heridos después de la intensa batalla. Ella hace un último esfuerzo y retira sus uñas del cazador. Él cae lentamente sobre ella, moribundo... Ella retira sus garras y pierde el sentido gradualmente... Agonizan desplomados uno junto al otro. Las pupilas dilatadas al compás de un corazón acelerado que desciende su ritmo hasta llegar a la normalidad. La guerrera permanece delirante entre los restos de la batalla. Yace junto a ella su víctima, desplomado, inconsciente, moribundo. Ella sonríe pícaramente, vuelve en sus sentidos, disponiéndose a retirarse al clamar la victoria...

Se incorpora... Y una sensación gélida rodea su tobillo... El guerrero está consciente y ha regresado para tener de nuevo el cuerpo de la amazona...


Continuará...


J.
Inspirado en la guerrera de fuego.





Regresar a la página principal




Visitas en esta página: