Live and let die...


23 de Marzo del 2008...

Verdades irrefutables de la vida...


1. Nada como usar el retrete de tu casa. Limpio, con olor agradable, cómodo... ¿Necesita explicación?


2. Entre más gorda sea una mujer, más inconsciente se vuelve sobre el hecho de evitar usar ombligueras. Mujeres gordas: A nosotros nos da ASCO ver sus carnes. A mí me importa un bledo si su orgullo es del tamaño de Texas o si no les importa lo que la gente diga. Al 99 por cierto de la población, incluyéndome, nos parece repulsivo ver este tipo de atrocidades.


3. Ley del transporte: Cuando esperas el autobús, pasarán decenas de taxis pero nunca el camión que esperas. Luego de que se te haga tarde, vas a necesitar tomar un taxi, el cual también tardará horas en pasar a pesar de que hace unos minutos, estaban pasando legiones de ellos.


4. Aún cuando tu conexión a Internet sea muy estable, siempre se caerá cuando sea el momento más inoportuno. En el momento de enviar ese informe, en el instante en que esa súper modelo se va a desnudar en la webcam, en el preciso segundo que te falta tiempo para terminar algo. Teme pues nadie huye de esto.


5. Cuando uno lleva su computadora a reparar, lo primero que se les ocurre es formatearla, sin respaldos ni contemplaciones. Así sea el taller de algún técnico o una empresa que se especializa en computación. ¡Extra, extra! Formatear es la solución de último recurso. Si deciden que alguien más repare su computadora, se arriesgan a eso.


6. Entre más hermosa sea una mujer, más alta es la probabilidad de que su novio sea un horrible y espantoso adefesio. ¿Qué le ven las mujeres lindas a los esperpentos? Una vez me comentaron algo que tal vez sea cierto... Los feos temen que ellas los abandonen y por eso se vuelven menos infieles... ¿será?


7. En la vida, hay que aprender que hacer planes es irrelevante, porque casi siempre se ven modificados al momento de llevarlos a cabo. Es mejor no hacer planes minuciosos, y pensar en ideas vagas.


8. Cuando un día ha sido genial, nunca falta el imbécil que llega a arruinarlo. Seguramente ya les ha pasado...


9. El póquer es un juego de habilidad. La suerte no influye para los jugadores avanzados. De hecho, los que nos dedicamos a eso estamos en guerra con la suerte. Si la suerte fuera tan influyente, entonces los tipos que llegan a la mesa final en la Serie Mundial de Póquer, serían los tipos más asquerosamente suertudos del universo.


Seguramente hay otras, pero de esas me acuerdo. Saludos.


Yautja Meister Jedah.



Contador:

free web hit counter
personas han incrementado este score.

Volver a la página principal.